cuentos de vida

15 de agosto

Resulta que el día de las madres es la fecha en la que tu y yo celebramos ver a las mariposas de forma de distinta. 

Te escribo antes porque no me gustaría que me vieras llorando en tu día, ¿o sí? 

Dejame contarte un par de cosas vieja, desde que te fuiste hemos cambiado un poco. Al apartamento ya no se le mete el agua, aunque a mi sí. Te visitamos una vez al mes, al menos intentamos que así sea y aunque no lo logramos la mayoría de veces procuramos comprarte las flores más lindas cada quince de mes. 

La forma en la que espero la quincena también cambió, algunos llaman a gritos el salario, yo solamente le grito a Dios en silencio el poder verte una vez más. Supongo que el sentimiento de impotencia es el mismo en ambas situaciones. 

Me di cuenta que tengo una mamá fuerte pero con un corazón tan grande que tantas emociones no caben en él, quedamos en que ambas no lloraríamos pero creo que por este primer quince de agosto no nos irá muy bien. 

dia-de-la-madre

Leí en una lápida la frase "Madre tu no ocupas flores, lo que quieres es que yo nunca te olvide"; me hizo pensar en las rosas que compre un año antes de tu partida. Nunca te había regalado flores o al menos rosas, si mi memoria no falla, cada quince de mes que puedo regalártelas mami me dice: "¿cómo querés que las compre?", las dejo a su gusto pero para mi siempre serán las más lindas. Hace un par de meses te compré unas color "terracota brillante" vieras que lindas. 

Me di cuenta también de que Dios escribe nuestro destino y él deja que las cosas lleguen cuando le dan la gana, es un mocoso berrinchoso. Así que este sábado nos tiene una sorpresa preparada, a mi el ver el fruto de meses de angustia, estrés, emoción y crecimiento; a ella el ver un nuevo vos, lo que siempre quisiste ver y lo que por muchos años cuidaste a capa y espada, un nuevo hogar. Un hogar en el que viviré y prometo, lo cuidaré. 

Estamos bien, algunas veces nos hacés mucha falta y otras veces hablamos de vos como si estuvieras acá. Recuerdo mucho tus regaños porque peleábamos bastante, por cierto, me volví a tatuar, lo siento. 

Mi aprecio por los perfumes también cambió, hace poco confundí un olor con otro. Los colores no son iguales tampoco. 

Este año mami se "mando hacer" un traje para ese día, bueno varios. ¿A vos cómo te va con la costurera allá arriba? 

Nos vemos el sábado Lola, procurá sorprenderme en tu traje de mariposa.

PD: Feliz día de la Madre. 

Si  alguien está leyendo esto, y quiere escribirle una carta a mamá/abuelita por su día, puede contactarme vía stephannie.fonseca@gmail.com y será para mi todo un gusto escribirla por ustedes, desde un cuento hasta un poema. Es gratis, a cambio solo les pediré una cosa. 

Saludos.  

 

¡Hola! Soy Tayi, una escritora de cuentos costarricenses. Si te gustaría continuar leyendo mis cuentos, da click en "Blog" o bien visitame en Facebook para conocer tu historia.