poemetría

Cabello rizado

Vi su cabello rizado ser uno con el Sol, junto a mí y yo junto a ella. Éramos casi imposibles, locura llaman los mortales.

Desde la punta de mis dedos resguardados en los tenis hasta la punta de mis senos, los nervios se activaron y fueron uno a uno latiendo conectado un nuevo corazón, uno que no latía, no hacía falta sentir su latir.