El perfume de gigantes

Me gusta el olor de la lluvia, de la gente pasando bajo ella; como un gigante que atrapa nuestros miedos y saca a relucir nuestras desesperanzas. 

Me gusta la gente porque la lluvia muestra quienes son realmente, porque solo se sabrá si el humano es humano bajo ella. Refugiamos nuestros miedos bajo sombrillas, bajo sacos de esperanzas perdidas al saltar sobre charcos. 

Me gusta el olor de la lluvia porque es cuando los gigantes se perfuman para conocer a nuestros miedos.