cuentos de vida

Extraño amor

Y entonces un día te llega el amor, extraño como todo. Como nunca lo pediste pero como lo mereces.

El amor llega y no te cambia porque viene listo, no te pide nada a cambio porque ya te tiene. Es más, los trucos de apuesta no son necesarios, porque ambos dejaron la piel para darse a correr en un toque de queda.

Llega el amor como nunca creerías que sería, como tú, no igual a ti pero como tú. Con tus ideales, tus patadas, tus mamadas, tus pinches berrinches pero con gustos distintos, de otro mundo y con tres dedos de frente.

Ya no hay nada que cambiarle; no planeas citas, planeas horas. No pretendes besos, sino miradas; y en aquel momento ridículo de esplendor, no pretendes charlas, sino un máximo silencio que los deje a ambos al descubierto de un pestañeo delatador.

Un día te llega el amor y no te coge, te lo hace.