poemetría

Hoy escribo al son

Que yo era para ti, y no era de negarse; nos amamos, en la ventana me viste y yo te chille. 

Los sabios no imaginan la emoción de mi ser al ver tu sonrisa, la forma en la que amas, la delgada línea entre nuestro respeto y el verdadero amor. Nos amaremos toda la vida, pero no en esta. 

Las cosquillas que aun sienten mis dedos al tocar el cielo con mis manos; te amaría una vez más, un día más, una lagrima más. 

Te amaría siendo mía pero no tuya, sino del destino. 

Hoy escribo el son porque el amor se celebra, porque la vida es eso que me pasa mientras te pienso, mientras te tengo. 

Hoy escribo al son porque el amor se goza, se baila entre flores de otoño pintadas de un veranillo de San Juan. Escribo al son porque las caricias tienen precio al mejor postor; mientras que las notas de mis latidos son tan solo una ilusión. 

Te amaría una noche, cinco amaneceres y un adiós más, te amaría hasta que duela como al guitarrista que aprende una nueva canción en guitarra ajena, te amaría hasta que la tinta de mi máquina cese y suspire por ti al ver este amor en mi. 

Hoy te escribo al son porque nuestro amor se celebra, como nunca lo haremos.