La paradoja

Me endeudo y es absurdo el tan solo escribir las primeras dos palabras de este escrito. Cuando creces el panorama es distinto, te piden soñar, te piden crecer rápido y que sueñes tan rápido a como creces.  

Las personas sueñan en distintas formas, siempre he de detestar a aquellos que sueñan dormidos, el mismo cuerpo los sumerge en sus sueños y no salen de ellos; su futuro será incierto. Lo único bueno es que estos soñadores no esperan realmente nada de la vida y cuando algo mágico sucede, la vida misma los sorprende. Es lo único que envidio de ellos.

Los que soñamos y queremos, a esos nos sucede distinto, y más aún si eres jodidamente disperso y la capacidad de convencimiento de la almohada es más grande que las ganas de salir a correr.  

Sueño personajes pero no los escribo porque la miseria puede que sea tan grande que ni ellos mismos merezcan leerla. Los sueños definen a los personajes.  

Las deudas acaban y nuevas vendrán, lo mismo sucede con los sueños. Ahora entiendo el concepto del crédito bancario.  

¡Hola! Soy Tayi, una escritora de cuentos costarricenses. Si te gustaría continuar leyendo mis cuentos, da click en "Blog" o bien visitame en Facebook para conocer tu historia.