poemetría

Los demonios y sus ansias

Persigo mis propios demonios

Los que en mi viven desde hace un tiempo que no recuerdo

Persigo en mi un estado de paz que calme el insomnio

Esos demonios que me convierten en alguien que apenas conozco

Ese alguien que apenas conozco es solo alguien que me visita cual un demonio, cuando menos se piden

Sin poder gritarles

Golpearles

Con sus manos estrangulan mi pecho

Y ellos gritan a voces: “¡calma!”