Por vos aprendo a silbar

Miro a mi alrededor y el aire me trae el recuerdo del amor latir.

Pienso en vos como la parte en mi por descubrir, no mi todo, mi otro yo. El que aún descubro, el que me entiende en lo peor, quien me calma en la ansiedad, quien me deja caer y levantar de soplo.

Por vos he aprendido que el ciprés, por más cruel que sean sus raíces, al final el paisaje que imanan, es único.

Cual espejo de sonrisas conquistas mis montes.

Casi  un ámbar sin conocer, antes vista, ignorada y por descubrir, sabiéndote ahí, conmigo, sin flotador.

Camino, por vos, en la curvatura de un árbol añejo en miel, abejas tras de mí; solo por ver al Sol del otro lado saliendo de tus lentes, oh par de ojos.

Escribo sin sentido, sacando todo de mi y el nada que me queda de lo atontada por el amor.

Por vos miro mi película favorita, en blanco y negro, con lentes 3D, en el cine y sin suéter.

Por vos aprendo a silbar, en tacones, sin maquillaje, al aire libre, frente a los osos que danzan a lo largo.

Por vos, amor mío, escucho mi canción, bailando en mi mente con vos, conmigo, con el corazón.

Sos una pieza de museo, antes vista, solo mía, casi un genio al conocer mis deseos, las risas, los abrazos.

Sin sentido, así es el amor, mío, tuyo.

Por vos amor, aprendo a silbar, casi imposible y con guitarra.