La última en dormir

La luna es testigo y el cielo mismo de los muchos días que he esperado para escribir esta carta.

Si pudiese contarte lo mucho que te debo, pocas palabras se escribirían,

cientos de abrazos no cabrían en mí, una sonrisa se me escaparía.

Entre flores, caricias;

entre un perdón y recuerdos

reconozco en ti la tarea del ser madre,

del ser parte de mis días,

del ser parte de mis noches.

Sobre hombros me he apoyado, sobre caricias me he recostado,

la primera en levantar, la última en dormir.

La que me ha juzgado al amar y levantado al suspirar.

Eres quien nos lleva de la mano sin cesar,

la que en mi ve la luz que ni tan solo yo reconozco.

Quien me pierde, me deja encontrar y al final del camino extiende su mano para volver a enfrentarme al mundo, contigo, conmigo, juntas.

Entre flores, caricias;

entre un perdón y recuerdos

Hemos vivido aventuras, abrazos y sollozos.

Eres quien a lo último se ha quedado para llegar de primera.

¿Te he contado lo mucho que te debo?

Los cientos de recuerdos, los buenos momentos y malos ratos,

los fuertes abrazos, las risas pequeñas, las travesuras.

Eres quien al amar quita del corazón su mirada juzgadora y extiende su mano para volver a enfrentarnos al mundo, juntas, conmigo.

Te regalo lo que debo a cambio de un beso, del beso que en ti vive cuando la noche cae, cuando en ti he visto una mirada de amor, un corazón tejido en compresión.

Eres quien al amar recuesta su cabeza sin antes haber besado la mía.

 

 

- Blog dedicado a mi amiga Ivonne Gomez y su mamá, son unas mamás increíbles -